Decide Crecer

planeta

CRECER ES UNA DECISIÓN.

La mayoría de la gente lucha contra el cambio, especialmente cuando los afecta personalmente. Lo irónico es que el cambio es inevitable. Todos tenemos que tratar con él, lo queramos o no. Pero el crecimiento que puede conllevar el cambio, ese es opcional. La gente que no está dispuesta a crecer nunca alcanzará su potencial.

Porque crecer es una decisión; una decisión que puede hacer realmente la diferencia en la vida de una persona. La mayoría de las personas no se da cuenta de que las personas exitosas y las que no tienen éxito no se diferencian sustancialmente en sus capacidades. Solo varían en el deseo de alcanzar su potencial. Nada es más eficaz cuando se trata de alcanzar el potencial que el compromiso con el crecimiento personal.

Pasar de ser alguien que aprende ocasionalmente a convertirse en alguien que se dedica al crecimiento personal va en contra del modo de vivir de la mayoría de la gente. Si le preguntas a cien personas cuántos libros han leído por decisión propia desde que terminaron sus estudios (escuela superior o universidad) sólo unos pocos dirían que han leído más de un par de libros. Si se les preguntara cuántos han escuchado cintas y han asistido voluntariamente a conferencias y seminarios sobre crecimiento personal, serían todavía menos. La mayoría de las personas celebran cuando han recibido su diploma o grado y se dicen: «¡Al fin se acabó! Ahora lo que necesito es un buen trabajo. Acabé con mis estudios».

Pero ese pensamiento no te lleva más allá del promedio. Si quieres emprender el viaje al éxito, tienes que seguir creciendo.

Se dice que cuando el chelista español Pablo Casals estaba en sus últimos años, un joven periodista le preguntó: «Señor Casals, tiene noventa y cinco años y es el más grande chelista que haya existido. ¿Por qué practica todavía seis horas diarias?”

¿Cuál fue la respuesta de Casals? «Porque creo que estoy progresando». Ese es el tipo de dedicación al crecimiento continuo que debemos tener. La persona que alcanza su potencial, sin importar su profesión o trasfondo, piensa en términos de mejora contínua.

La única manera de mejorar tu calidad de vida es mejorar personalmente. Si quieres que tu organización crezca, debes crecer como líder. Si quieres tener mejores hijos, debes convertirte en una mejor persona. Si quieres que otros te traten con bondad, debes desarrollar mejores destrezas con la gente. No hay un método seguro para hacer que mejoren las demás personas o tu ambiente. Lo único que realmente puedes mejorar es a ti mismo. Lo asombroso es que cuando lo haces, todo lo demás a tu alrededor mejora repentinamente.

Pero la única forma en que crecerás es que decidas crecer. Y comienza a crecer hoy.

Napoleón Hill dijo: «Lo que cuenta no es lo que vas a hacer, sino lo que estás haciendo ahora». Muchas personas sin éxito tienen lo que se llama el «síndrome de algún día», pues podrían hacer algunas cosas para hoy mismo dar valor a sus vidas y no las hacen. Las dejan a un lado y dicen que lo harán algún día. El lema es «uno de estos días». Pero como dice el antiguo proverbio inglés: «Uno de estos días significa ninguno de estos días».

La mejor manera de asegurar el éxito es comenzar a crecer hoy mismo. No importa dónde comiences, no te desalientes; todo el que llegó donde está comenzó en donde estaba.

¿Por qué necesita decidirse a comenzar a crecer hoy? He aquí varias razones:

El crecimiento no es automático.

Puedes ser joven una sola vez, pero puedes ser inmaduro indefinidamente. Esto se debe a que el crecimiento no es automático. El hecho de que envejezcas no significa necesariamente que estés creciendo. A medida que un

cangrejo o una langosta crece tiene que desprenderse de su caparazón. Pero esa no es la tendencia de la gente. El camino hacia el nivel siguiente es cuesta

arriba, y se requiere esfuerzo para continuar creciendo. Mientras más pronto comiences, más cerca estarás de alcanzar tu potencial. El crecimiento de hoy resultará en un mejor mañana.

Todo lo haces hoy tiene sus bases en lo que hiciste ayer. Y todas eso junto determinará lo que ocurrirá mañana. Esto es especialmente válido en relación

al crecimiento. El crecimiento de hoy es una inversión para mañana. El crecimiento es tu responsabilidad.

Cuando eras un niño pequeño, tus padres eran responsables de tu crecimiento y educación. Ahora como adulto, esa responsabilidad es totalmente tuya.

Déjame un comentario

Leave A Response

* Denotes Required Field